C A L L E

 

Sentir el llamado, salimos de nuestra esfera. El rugido de las voces indignadas se aúnan en un grito nacido desde el interior del cólera y cansancio. El emblema se hace uno y el murmullo clama libertad. El cuerpo como símbolo de manifestación.

Samantha, la libertaria del clamor colectivo, la calle es su insignia, viste las prendas populares, las demandas de las masas, la irritación de un país…

Las fotografías son un trabajo realizado por las artistas Francisca Valenzuela y María Paz Hernández.


C A L L E, es una editorial propuesta como la exhibición de una mirada cruda sobre los avatares de un conflicto silenciado y violento. «El campo de batalla» entre los indignados y los corsarios de verdes, son la metáfora realista de una performance honesta y honrosa.

Honor a los caídos por la dignidad…

La crueldad y el duro ensañamiento de los corruptos del «orden público» son los versos que alimentan estrofas duras, vehementes y desoladoras, y son en C A L L E el juicio crítico de un historia de sangre en el Chile del siglo XXI.

Nota del Editor: 

El Drag Queen o actualmente conocido como “Drag” es conceptualizada como la personificación del género opuesto, la sátira de una exaltación dramática, sea femenino o masculino. Un acto de burla, la caricatura de una anti poesía, la representación de un reflejo crítico hacia los cánones y fundamentalismos religiosos y conservadores de la sociedad.

El drag como manifestación artística, proviene como denominación de la expresión  Dressed As a Girl (vestido como una chica) y no es sino, una performance visual, donde confluyen diversos elementos de ornamentación, vestuario, maquillaje y efectos especiales.

 

Samantha: Territorio Corporal

El cuerpo, aquel templo de naturaleza y espíritu insumiso, la apariencia oculta detrás de la esencia compartida entre individuos sin categorías, hoy y siempre reclaman justicia, reaccionan mediante la insurgente conexión entre cuerpo, espacio y razón, ideales que en el territorio se hacen presente. El cuerpo como símbolo de protesta…

Es posible encontrar paz después de haber pasado toda una vida invizibilizados  por los de arribas, pero calma, que la paz llega cuando el chillido de un discurso inaparente ahogan la política personalista.

Sentir el llamado, salir de la esfera, pues cuando las voces se aúnan y el grito nace desde el interior de la indignación, el emblema se hace uno y el murmullo clama libertad. El cuerpo como símbolo de manifestación…

El Drag Queen es un arte nacido en los gloriosos años 60, declaración concebida por amantes de esa belleza única, propia de féminas, que representadas en hombres, satirizan los roles de una casta vanidosa y normalista, la cual siempre busca silenciar, pero es el drag, una manifestación artística – visual que siempre ha combatido las marginaciones de una sociedad compleja y conservadora.

Samantha es la convergencia idealista entre la vocación rebelde de artistas y valientes, que en su entrega hacen del día una batalla por espacio y aceptación, es la representación de un alma atrevida, que reconoce en su lucha un motivo universal, existir en dignidad.

Samantha es la revelación de un arte y cuerpo rebelde, el recogimiento ético de una calle repleta de cansancio y añoranza.

Samantha: Territorio corporal es  una editorial de moda con cuerpo de reflexión y alma de observancia.

Gracias Samantha por renovar el valor y continuar contestando por siempre…

Nota TBH

La resignificación de los espacios colectivos y la reciente incorporación del
cuerpo, como un encuentro entre el pensamiento, la representación 
y la libertad, son las nuevas convenciones sociales que, en estos tiempos, han democratizado
la exposición de discursos políticos, sociales y culturales.

El cuerpo es el nuevo silogismo de la convicción.

La reivindicación de territorios como emblemas, plazas y calles, son el digno escenario que permiten a la ciudadanía, concientizar un afecto de pertenencia hacia dominios subyugados por un indigno afecto al dominio mercantil y poco público. (Editor General)

Modelo Artista Transformista Samantha Price, imágenes cortesía de María Paz Hernández e Ignacio Arellano, Styling Patricio Velásquez.

Atrévete con Price

Ilustración por Varios Artistas

“Aunque pareciera una banalidad, dicen que la ropa tiene otro objetivo más allá de mantenernos cálidos. Cambia nuestra visión del mundo y la visión que tiene el mundo de nosotros” (Virginia Woolf)

La sociedad a medida que evoluciona, ha ido construyendo una serie de convenciones sociales en torno a la función del vestuario, como una herramienta que consienta una relación abusiva entre el género y su expresión social.

En la opinión del sociólogo Williams y Best, la imposición de roles ha sido una herramienta frecuentemente utilizada a lo largo de la historia, en tanto, facilita la categorización funcional del hombre como especie y su distribución en un orden jerárquico y tradicional.

El azul para el varón, quién lo es, por su abultada genitalidad. El rosado para las damas, la mujer que en su interior consagra un interior vigoroso y fecundo, virtualidad que la posiciona como una señorita delicada.

Desde una óptica moderna, que privilegie la identidad por sobre la norma y los convencionalismos en materia de género, es que surge en la moda bohemia penquista y nacional, una nueva alternativa para la moda nocturna, disidente y expresiva.

Esa novedosa propuesta textil, es Señor Price, un nuevo faro de luz al cuerpo, y a una personalidad traviesa, fuerte y renovada. Prendas que representan con elocuencia las cualidades esenciales de su diseñador, Claudio (35) quien busca en su marca, la representación de libertad, erotismo y un cálido sentimiento de admiración hacia el mundo «drag» (drag queen) y la elegancia de un estilo underground y contemporáneo.

Con una materialidad caracterizada por el uso de látex, eco cuero, estampados flúor y una mirada dramática, Sr. Price, es la nueva reivindicación de la normalización de formas típicas y conservadoras de vivir la vida nocturna, hombres que se atrevan a emprender la noche, con un estilo provocador y osado.

La invitación de SP es a coexistir con un enfoque disidente, aleatorio con la construcción de una experiencia diferente, caracterizada por la tenencia de una intención BDSM (bondage), sensual y poco normativa.

Señor Price no solo busca aproximar a los hombres y usuarios LGTBI a redescubrirse y explorar su interior, ya que en Price descansa una predisposición universal y ampliamente horizontal, respecto a su público, pues su objetivo, es que todes sean bienvenidos a vivir sin fronteras de la mano de una nueva experiencia textil.

A vivir sin límites, a creer en el atrevido que llevas dentro, no olvides que cada uno es su propia frontera, y no hay peor barrera, que la que no se quiere atravesar.

Bienvenides a Señor Price Store.