Samantha: Territorio Corporal

El cuerpo, aquel templo de naturaleza y espíritu insumiso, la apariencia oculta detrás de la esencia compartida entre individuos sin categorías, hoy y siempre reclaman justicia, reaccionan mediante la insurgente conexión entre cuerpo, espacio y razón, ideales que en el territorio se hacen presente. El cuerpo como símbolo de protesta…

Es posible encontrar paz después de haber pasado toda una vida invizibilizados  por los de arribas, pero calma, que la paz llega cuando el chillido de un discurso inaparente ahogan la política personalista.

Sentir el llamado, salir de la esfera, pues cuando las voces se aúnan y el grito nace desde el interior de la indignación, el emblema se hace uno y el murmullo clama libertad. El cuerpo como símbolo de manifestación…

El Drag Queen es un arte nacido en los gloriosos años 60, declaración concebida por amantes de esa belleza única, propia de féminas, que representadas en hombres, satirizan los roles de una casta vanidosa y normalista, la cual siempre busca silenciar, pero es el drag, una manifestación artística – visual que siempre ha combatido las marginaciones de una sociedad compleja y conservadora.

Samantha es la convergencia idealista entre la vocación rebelde de artistas y valientes, que en su entrega hacen del día una batalla por espacio y aceptación, es la representación de un alma atrevida, que reconoce en su lucha un motivo universal, existir en dignidad.

Samantha es la revelación de un arte y cuerpo rebelde, el recogimiento ético de una calle repleta de cansancio y añoranza.

Samantha: Territorio corporal es  una editorial de moda con cuerpo de reflexión y alma de observancia.

Gracias Samantha por renovar el valor y continuar contestando por siempre…

Nota TBH

La resignificación de los espacios colectivos y la reciente incorporación del
cuerpo, como un encuentro entre el pensamiento, la representación 
y la libertad, son las nuevas convenciones sociales que, en estos tiempos, han democratizado
la exposición de discursos políticos, sociales y culturales.

El cuerpo es el nuevo silogismo de la convicción.

La reivindicación de territorios como emblemas, plazas y calles, son el digno escenario que permiten a la ciudadanía, concientizar un afecto de pertenencia hacia dominios subyugados por un indigno afecto al dominio mercantil y poco público. (Editor General)

Modelo Artista Transformista Samantha Price, imágenes cortesía de María Paz Hernández e Ignacio Arellano, Styling Patricio Velásquez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *