Editorial Black en Casa

“No hay nada peor que la imagen nítida de un concepto difuso” (Ansel Adams)

La poesía de la espontaneidad…

Erika llevaba un lente, un aparato con un infinito fondo de sueños y pasiones, mientras que Francisco caminaba descalzo con un maxi suéter de lana en tono azul marino. En tanto la pequeña fotógrafa con una Canon T5 y un lente de 35 milímetros inicia capturas vagas, en la búsqueda de la nitidez en el retrato.

Fotografia: Erika Medina / Modelo: Francisco Molina / Styling: Patricio Velásquez.

El rostro en un cuadro nítido, desde el hogar ¿qué retrato?

Por un infinito living en el viejo Cochrane, en la urbe antiquísima del centro del ruido en la comarca penquista, su centro, recorría perdida, sumida en la observación por un clásico suelo de parqués  y unas paredes blancas que queman los ojos gracias a las puertas de luz que reposan en gigantes ventanas,  observa atenta el rostro de acceso noble, un Freste y su new look: Un color de cabello lógico.

¿Es la foto la impresión en el lente?, afirmó la “chica” quizás, ¿será tal vez acaso lo contrario? respondió TBH; Preciso un tocado, un sombrero replica Francisco, ¡de inmediato! advierte theblackhat. ¡parate acá! Francisco, “dame naturalidad” (tbh)…

¿Por qué?

¿Es una sesión fotográfica?

Maybe, quizás lo sea…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *