Diseñadores De Moda: Tejidos Martex desde el cultor Ecuador

Con una trayectoria de décadas es que Tejidos Martex nace al alero de una conciencia estética clara, marcada por la pasión de la tierra andina y la fibra artesanal que milenarias materias primas le han otorgado calidad y manufactura al digno Ecuador. Desde la distancia y con similitudes textiles es que se busca poder observar la práctica de una imagen fuerte, que permiten la narración de experiencias y el enriquecimiento cultural hacia un universo rico de lana, como lo es el sur de nuestro país. Aprender, compartir experiencias y profesar admiración son los principales argumentos detrás de una conversación intima y directa junto a estos increíbles diseñadores.

Fotografías cortesía de Tejidos Martex.

Sus inicios fueron siempre desde la preservación y una profunda pasión y respeto por la moda, así como una devoción por la nobleza de su cultura e historia ¿Cómo nace Martex a nivel de identidad corporativa, manufactura y diseño?

Para contestar esta pregunta es necesario entender el pasado de una marca de diseño que nace hace aproximadamente 40 años, cuando el concepto de moda y tendencia en Ecuador era aún algo lejano debido a que el internet y la inmediatez informática no era del todo accesible para la sociedad. Martex siempre buscó traer de manera inmediata aquellas tendencias globales y acoplarlas al mercado local, de esta forma empezamos a ganar un puesto en dentro del mercado. Sin embargo, la identidad corporativa se ha ido renovando con el tiempo; hoy en día nos hemos acoplado a un entorno digital, el cual es mucho más dinámico y competitivo, buscamos una identidad contemporánea y vanguardista apuntando a diferentes mercados y acoplándose no solo a tendencias de diseño y moda sino también a nuevos estilos de vida y necesidades del cliente.

¿Cuáles son sus principales productos y factores productivos los que le permiten logar el diseño de su patrones? y ¿Qué los impulsó al desarrollo del diseño slow fashion en un país que, además, es uno de los mayores productores textiles y exportadores de lanas, algodón y fibras derivadas?


Siempre nos hemos enfocado en la fabricación y confección de tejido de punto (knitwear), sin embargo encontramos una oportunidad en el ponchos como una prenda con alto valor cultural para latinoamérica. Las tendencias globales se consideran como una concepción social colectiva del diseño emergente que se debe acoplar a todos los cambios que la modernidad está experimentando. Sabemos que la industria textil es una de las más hostiles para el planeta, y es necesario que las marcas de moda ya sean emergentes o no, se sumen a esta filosofía que abarca un gran aporte social.

¿Por qué los tejidos y por qué ser sostenible y sustentable?

Lo textil es una extensión indispensable para el ser humano. Han existido desde siempre y se han ido perfeccionando en cuanto a técnicas de producción. Ecuador, como país latinoamericano, también tiene una gran herencia textil y consideramos este hecho como un acercamiento propio a la filosofía del slow fashion. Ser sostenible implica relacionar una conciencia social y ambiental, y esta responsabilidad justifica el goce de vestir prendas hechas bajo una conciencia y producción ética.

¿Cómo definen el concepto innovador y estético de tejidos Martex? ¿cuál es la importancia del tiempo y la culturas originarias?

La estética se ha ido formando con los años. Así como la moda se renueva, también nosotros. Seguimos tendencias y nos acoplamos a estas y producimos lo que el mercado desea, sin embargo nos mantenemos fieles a nuestros conceptos y filosofías. Nuestra estética podría definirse como una mixtura entre lo tradicional, lo folklórico y lo contemporáneo, prendas consideradas como Lifestyle knitwear con un alto valor cultural que se las puede utilizar en la cotidianidad.


¿De dónde viene la pasión por construir una manufactura que recree todo el arte, estilo de vida y tradición ecuatoriana? y ¿en que se inspiran para construir en torno al tejido dentro de un mercado fuerte en la materia?

El diseño como identidad; lo que nos inspira en el proceso de manufactura son las técnicas tradicionales que se incorporan en un estilo de vida contemporáneo, lo cual procede a que el cliente encuentre el verdadero valor de las cosas, el trasfondo de un producto artesanal, único, diseñado responsable y consciente mente para fomentar un mercado justo. Nos inspiramos principalmente en las narrativas culturales locales y su contexto en cuanto al oficio textil y adaptamos estas ideas junto con macro tendencias globales, de esta manera conseguimos un balance entre lo contemporáneo y lo tradicional.

Se definen como moda de autor ¿por qué y cómo compiten contra el «Retail»? Por otro lado su diseño ¿es excluyente solo a Ecuador o tiene un mensaje poderoso hacia la vida latina?

Nosotros no consideramos al Retail como competencia, más bien lo vemos como un aliado para fomentar el crecimiento de marcas alternativas que emergen en el campo del diseño independiente, basadas justamente en la filosofía del slow fashion – desde un punto de vista artesanal. Se trata de un ecosistema de creadores, el crear un valor agregado que nos diferencie por el trabajo manual y las técnicas tradicionales que compiten contra la gran demanda de producción de moda. En relación a nuestro mensaje no somos excluyentes, de hecho, el comunicado esta direccionado hacia toda Latinoamérica, es un mensaje de internacionalización del diseño ecuatoriano y latinoamericano; el retomar las herencias culturales y adoptar, abarcar lo nuestro: el poncho como una prenda única y atemporal de la región. Una prenda que se ha perdido con el tiempo debido a la globalización, explotación e incluso admiración de la moda que nace en potencias globales.



¿Cómo describes la identidad, calidad y técnica de tus diseños a nivel de factores productivos? (Háblanos de la materialidad lo físico) ¿qué proceso son los predilectos? ¿cómo seleccionan las materias primas?

La calidad y técnica nace desde la manufactura: desde que el hilo es tejido en un diseño textil y esta tela se confecciona en una prenda única, este proceso artesanal es el que le brinda una identidad artesanal a una prenda cuyos parámetros de calidad son muy altos. Es importante recalcar que estamos entrando en una era post industrial donde el nuevo lujo está relacionado con el trabajo artesanal: piezas hechas por oficios, el placer de tener algo que pudo desaparecer y el privilegio de poder comprarlo. Empezando desde la conceptualización, diseño, tejeduría y confección de la prenda, hasta la venta y distribución del producto final donde se enfatiza mucho en una atención personalizada y amigable hacia el consumidor. No se trata de comprar una prenda, sino de la experiencia per se, todo este proceso que contiene una historia y perfil social.  En cuanto a la selección de materia prima buscamos siempre proveedores locales para fomentar el mercado nacional y promover una economía interna justa.

¿Cómo lograr alcanzar una perfecta realidad entre su concepto y el producto final? y ¿Cómo consiguen crear sus colecciones desde cero a nivel de artista y darle un toque moderno sin perder la tradición?

Seguimos estándares de diseño y producción: el concepto inicial se transforma en una idea plasmada gráficamente, utilizamos softwares de prototipado para visualizar la prenda de manera digital y una vez aprobada la empezamos a producir, esto nos ayuda a crear un proceso eco-eficiente dentro de la marca. Por otro lado nuestro proceso es único, desde definir el target al que dirigimos nuestra colección hasta buscar materiales y patrones de tendencia. Es importante la conceptualización de la colección: la inspiración, los moodboards, incluso la historia de la colección, para mantenernos fieles a lo que se plantea. Estamos en constante búsqueda de tendencias de diseño local y las acoplamos a una mentalidad contemporánea que va desde la forma de la prenda hasta el uso de colores y cromáticas, siempre desde un punto de vista práctico.

¿Son una marca meramente femenina o también abarcan a otro público en términos de género?

No, somos una marca que abarca un público diverso; buscamos que nuestros diseños e identidad corporativa engloben a una diversidad: desde la conceptualización del producto, procesos de producción (hablando de cortes, colores y materiales), producción mediática, hasta el tono de comunicación de la marca. Necesitamos también entender que el background del producto, el poncho fue, culturalmente, una prenda que la utilizaban tanto las mujeres como los hombres en las comunidades, sin embargo, con el tiempo se lo inclinó más hacia lo femenino (desde el punto de vista de la moda en las tres últimas décadas): desde Martex pretendemos cambiar esa visión: retomar el poncho no solo como una prenda tradicional a género sino también como una vestimenta contemporánea cuyo uso sea diario, que la puedas utilizar en las calles, en un evento muy formal, o una pasarela de High Fashion: una prenda para expresar tu estilo de vida.

Hoy se posicionan como una gran marca textil dentro de su mercado nacional   
e incluso con aparición en la figura internacional, siendo ahora un fuerte medio para la creación. ¿Cuál es el futuro para los diseños Martex? ¿tienen algún proyecto en   
desarrollo o alguna iniciativa a medio-largo plazo? y, por último ¿cómo definirían la moda? ¿qué les dirían a los diseñadores sobre innovar ¿tienen algún consejo? ¿Cuál sería?

El futuro de Martex va hacia una innovación constante en cuanto a materiales y procesos en el mercado latinoamericano: formas de moda y producción contemporáneas, encontrar oportunidades de innovación sin perder la esencia de lo artesanal y la filosofía del slow fashion. de igual modo, expandir nuestro mercado a nivel latinoamericano, que nuestra marca se reconozca local y globalmente.

Podríamos definir la moda como un constante cambio, de hecho cada mes existen nuevas modas y éstas se crean por la necesidad del mercado. Es algo tan fugaz que es necesario adaptarse para no quedar obsoleto. Es indispensable para diseñadores emergentes el saber adaptarse a los cambios de la moda, no solo en estética sino en afinidades filosóficas y procesos de producción, pues a la final una marca no está representada en un solo producto sino en todo lo que gira en torno a este, y más importante aún, en cómo el público la percibe.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *